Catholic Diocese Tucson

16 CATHOLIC OUTLOOK Ora siempre El papa Francisco ha dicho que «ser amigo de Dios significa orar con sencillez, como un niño les habla a sus padres». El director editorial de Panorama Católico, Michael Brown, entrevistó al padre redentorista Paul Coury para hablar sobre la oración. Para algunos católicos, la oración es un conjunto de palabras fijas que deben recitar. Para otros, es una experiencia, y con el tiempo, la persona encuentra su fe en la meditación, en la quietud de un entorno, o en momentos cuando Dios está cerca y el corazón está listo para escuchar. El padre Coury explica que la oración es única y sagrada en todas sus formas. Las historias de agosto son parte de una serie que continúa. Por MICHAEL BROWN Director Editorial Cómo la gente reza, y por qué lo hace, depende en gran medida de la etapa de la vida en que se encuentre, dijo el padre redentorista Paul Coury, director del Centro de Renovación Redentorista. “En el caso de los niños pequeños, diría que se trata de elevar la mente y el corazón hacia Dios. Le rezan a Dios las oraciones que han aprendido de memoria”, dijo el padre Coury. Él habló de su propia infancia, donde la oración era parte integral de cada día en un hogar con dos tradiciones de fe. Su padre era melquita y su madre era irlandesa católica, muy devota. “Fue lo que hice durante la mayor parte de mi vida”, dijo. “Cuando ingresé en el seminario lo seguía haciendo. Por la noche, íbamos de altar en altar. Le rezábamos a María. Le rezábamos a San Alfonso Liguori (fundador redentorista). Le rezábamos a Jesús. Le rezábamos a Dios”. Al transitar la vida, la mayoría de las personas pasan por seis etapas de oración. La primera etapa comienza en el nacimiento y se extiende hasta el día en que la persona se va a la universidad. ¿Cómo se puede dividir el proceso de la oración según las etapas de la vida? “Los niños siguen los pasos de sus padres. Van a la iglesia, aunque quizás no les guste, porque la familia va”, dijo. Para los jóvenes que se mudan a una universidad, esa es la primera vez que viven solos. “Algunos van seguido al Centro Newman; desarrollan su espiritualidad y se interesan mucho por la justicia social”, dijo el padre Coury. “Tuvimos un grupo de voluntarios jesuitas, jóvenes universitarios, vinieron a un retiro y cruzaron la frontera de EE. UU. y México”. Un gran número de jóvenes deja de ir a la iglesia. “Algunos abandonan por completo porque "no me gusta ir". La tercera fase viene después de la universidad, cuando los jóvenes se ennovian y empiezan a pensar en echar raíces. El padre Coury denomina esta fase “amor y matrimonio”. Él describió el proceso —y la conversación típica— diciendo lo siguiente. “Es la etapa mayor: ‘Me enamoro de una chica. Ella es realmente católica. Quiere casarse por la Iglesia. Tenemos que ir a la iglesia a que nos digan qué hacer. ¿Podemos casarnos en el parque?’” “‘No. Nos vamos a casar en una iglesia’". "Bueno, está bien"». La etapa cuatro ocurre cuando llegan los hijos. “‘¿Cómo vamos a criar al bebé? ¿Va a haber bautismo?’” planteó. “‘Buenas escuelas, buenas iglesias, lo que uno hace para los hijos es importante’”. “Un padre de familia me dijo que por las noches entraban en el dormitorio de los niños para arroparlos”, dijo el padre Coury. “Los niño La experiencia de la oración va cambiando con los años, dice un sacerdote S Ver ETAPA en pagina 20

RkJQdWJsaXNoZXIy MzEwNTM=